Mobile menu

Off topic: HUMOR Y TRADUCCI√ďN: Sonreir en dos lenguas (Carmen Valero Garc√©s)
Thread poster: Aurora Humar√°n
Aurora Humar√°n  Identity Verified
Argentina
Local time: 09:58
English to Spanish
+ ...
Sep 29, 2003

HUMOR Y TRADUCCI√ďN: Sonreir en dos lenguas
Carmen Valero Garcés
Universidad de Alcal√°



Hola hola
Una nota excelente sobre las dificultades que presenta (que nos presenta, digamos) el humor cuando llega la hora de su traducción.

Au, revoir



La V Muestra de Humor Gr√°fico de la universidad de Alcal√° est√° dedicada a los EE.UU. de Am√©rica bajo el tema del T√≠o Sam. Se trata, en palabras de Forges, de un buen tema porque EE constituye una referencia bien conocida tanto por los humoristas que trabajan en Latinoam√©rica como por los portugueses y espa√Īoles. Pero se trata tambi√©n de un tema controvertido en el que entran en juego dos culturas y dos lenguas que necesitan de la traducci√≥n para comunicarse. Y ese es precisamente el tema de las p√°ginas que siguen.

Cualquiera de nosotros que haya intentado traducir un chiste del ingl√©s al espa√Īol, o a la inversa, estar√° de acuerdo conmigo en que no es una tarea f√°cil. No es suficiente conque el traductor conozca muy bien ambas lenguas. Con frecuencia nos hallamos ante referencias culturales y t√©rminos polis√©micos en la lengua original que nos llevan a explicaciones largas y complicadas, tras las cuales nuestro interlocutor ha perdido las ganas de re√≠r. Parece como si al humor no le gustase viajar, no le hiciese ninguna gracia. Y ah√≠ se encierra una de las grandes paradojas del humor: El humor, a pesar de las carcajadas que provoca, puede ser algo muy serio que ha puesto en aprietos a m√°s de un traductor. En las l√≠neas que siguen me propongo explorar algunas de las dificultades con las que se topa el traductor, analizar la posibilidad e imposibilidad de verter su contenido a otra lengua y mencionar algunas de las estrategias a las que el traductor puede recurrir, aludiendo principalmente a los chistes, aunque la informaci√≥n es igualmente v√°lida sin excluir otras manifestaciones m√°s complejas.

Partimos del hecho de que la actividad traductora se basa en un buen conocimiento no s√≥lo de las lenguas, sino tambi√©n de las culturas. Tal hecho se hace m√°s evidente cuando nos referimos al humor. Basta observar que, incluso cuando dos lectores se sirven del mismo idioma pero sus receptores pertenecen a comunidades culturales diferentes, el efecto conseguido no es siempre el mismo. Por ejemplo, hay muchas comedias americanas que no tienen √©xito en Inglaterra, o comedias espa√Īolas que no llegan a alcanzar en los pa√≠ses latinoamericanos las cotas de √©xito conseguidas en nuestro pa√≠s, o a la inversa. Es decir, no basta con compartir un c√≥digo de signos ling√ľ√≠sticos; hay que tener tambi√©n en cuenta la cultura. Lengua y cultura son, pues, indivisibles y sin un conocimiento sociocultural compartido entre el emisor y el receptor, el simple hecho de poseer un c√≥digo ling√ľ√≠stico com√ļn es de poca ayuda.

Si dicho c√≥digo ling√ľ√≠stico es tambi√©n diferente los problemas se agudizan, pero √©stos no son los √ļnicos que el traductor debe resolver. Hay que a√Īadir la consideraci√≥n del lenguaje como entretenimiento, lo cual implica una nueva dimensi√≥n para el mensaje: su funci√≥n l√ļdica. Dicha funci√≥n se expresa a trav√©s de una serie de recursos ling√ľ√≠sticos espec√≠ficos en cada lengua que se convierten, en ocasiones, en dificultades de comprensi√≥n y de traslado a otra lengua. Se trata de jugar con la lengua a trav√©s de la iron√≠a, la caricatura, la repetici√≥n de vocablos o expresiones, el uso de estereotipos o f√≥rmulas rutinarias por citar algunos elementos que permiten la manipulaci√≥n ling√ľ√≠stica.

De lo dicho hasta aquí deducimos que hay dos tipos de dificultades a tener en cuenta antes de iniciar la traducción de un texto humorístico:

A.- Dificultades en la estructura o uso de la lengua, es decir, dificultades ling√ľ√≠sticas.

B.- Dificultades en los hábitos de una comunidad étnica o entidad nacional, es decir, dificultades culturales.

Teniendo en cuenta tales hechos podemos pensar en una clasificación simplista del humor. La clasificación es la siguiente:

1.- Humor sin problemas, en cuyo grupo se incluyen manifestaciones humorísticas con un punto de vista específico sobre un hecho cotidiano universal o chistes que tienen la forma de aforismos como en el ejemplo que sigue, pero en los que no vamos a detenermos:

There is nothing wrong with marriage. It's all that living together afterwards that causes the trouble.

2.- Humor con problemas, en cuyo grupo cabr√≠a incluir dos tipos de problemas diferentes: a) problemas ling√ľ√≠sticos y b) problemas socio-culturales. Dentro del primer grupo, es decir, humor con problemas ling√ľ√≠sticos, incluimos aquellas manifestaciones en las que el efecto humor√≠stico se consigue a trav√©s de consideraciones fonol√≥gicas, l√©xicas o morfo-sint√°cticas, como por ejemplo:


A Chinese diplomat attended gala reception in Washington Senate. A lady, trying to make polite conversation, asked: - "Dr. Wong, What 'nese' are you? Chinese, Japanese, or Javanese?".
- "Chinese" -he replied- "and you, madam? What 'kee' are you? "Monkey, donkey, or Yankee?".
>

Donde se juega con el efecto fonológico. O en el caso del siguiente ejemplo:

- "Jaimito, ¬Ņa qu√© me refiero cuando digo que estoy intrigado?"
- "A que tiene rayas como el tigre..."
- "¬°No, no!"
- "¡Ah, ya sé! A que ha pillado un empacho con trigo".


Donde el efecto humor√≠stico se consigue a nivel l√©xico jugando con la polisemia. Tanto el ingl√©s como el espa√Īol pueden servirse de los mismos recursos, pero es f√°cil comprender que una traducci√≥n literal resulta imposible.


En cuanto al humor que plantea problemas socio-culturales al traductor cabe hacer varias distinciones:

a) Casos en los que las dos culturas poseen categor√≠as de chistes que se refieren a temas similares y son tratados de un modo similar y su traducci√≥n, aparentemente, resulta una tarea f√°cil. Por ejemplo, aquellos chistes en los que encontramos a un franc√©s, un ingl√©s y un espa√Īol y es el del pa√≠s en cuesti√≥n el que siempre recibe la mejor parte. Cabe tambi√©n incluir aquellos casos en los que se toma como protagonista a un representante de un grupo concreto, por ejemplo, los catalanes para la parte centro de nuestra geograf√≠a, los irlandeses para los ingleses, los carabiniere para los italianos o los polacos para los americanos como en el ejemplo que sigue:

Recently heard over the loudspeakers at Heathrow airport: Air France- Flight 106, departing 2.30 p.m., Gate 12.
British Airways- Flight 22, departing 2.35 p.m., Gate 10
Polish Air- Flight 157, when the little hand is on the four and the big hand is on the twelve, Gate 5.

Si queremos obtener una versi√≥n aceptable en espa√Īol de este chiste americano y contar con ciertas garant√≠as de √©xito bastar√≠a con reemplazar el gentilicio del texto original (TO) por el de la nueva
elecci√≥n, es decir, reemplazar "Polish Air" por "Iberia. Puente A√©reo Barcelona-Madrid". Es como si el mensaje subyacente de estos chistes fuese id√©ntico, siendo los elementos superficiales lo √ļnico que var√≠a. Son chistes considerados "universales" y los que ofrecen menor dificultad.

b) Culturas que cuentan con un protagonista t√≠pico para su humor, por ejemplo, Jaimito en Espa√Īa, o Pierino en Italia. En ingl√©s no encontramos un arquetipo de estas caracter√≠sticas , lo cual lleva al traductor a dejar el nombre del personaje sin cambiar o a elegir un nombre de acuerdo con la audiencia. Puede ser Fred o Paddy, pero ello puede tambi√©n alterar las implicaciones del TO, mientras que en el caso del espa√Īol, cuando o√≠mos "Jaimito" es como una se√Īal de que lo que sigue es un chiste. De ello deducimos que se necesita de un traductor experimentado capaz de tomar decisiones que le pueden llevar a una reformulaci√≥n total del chiste y, en consecuencia, contar un chiste nuevo en funci√≥n del receptor con el fin de provocar el mismo efecto en el TT que el que produjo el TO en su audiencia.

O bien, el caso de aquellos "chistes verdes" en los que el sexo tiene un lugar relevante y se incide en la degradaci√≥n de la mujer y el machismo masculino. A√ļn cuando sea una actitud reconocida universalmente, sin embargo, los chistes no producen necesariamente el mismo efecto en una comunidad inglesa que en una hispana. Por ejemplo:

(2) Mummy, mummy, does the au pair girl come apart?
No dear, why do you ask?
Because Daddy says he's just screwed the arse off her!

Aparte de los problemas meramente ling√ľ√≠sticos planteados por come apart o screw, el chiste no encierra mayores dificultades de comprensi√≥n. Se incide en la degradaci√≥n de la mujer, materializada en una "au-pair" o "una canguro" y en el poder de la masculinidad, pero mientras el primer
elemento resulta extra√Īo al lector espa√Īol, el segundo deja de ser relevante para el lector ingl√©s. Es decir, se trata de un chiste ingl√©s del cual necesitar√≠amos una versi√≥n espa√Īola sobre el mismo tema, pero nunca una traducci√≥n literal. Una versi√≥n espa√Īola podr√≠a ser alguno de esos chistes en los son protagonistas el ama de casa y el butanero.

c) Casos en los que no existe coincidencia cultural. Son chistes o relatos humor√≠sticos espec√≠ficos de una cultura concreta sobre situaciones concretas o acciones particulares de su cultura de origen, los cuales plantean serios problemas, no s√≥lo al traductor, sino tambi√©n al receptor, incapaz de leer entre l√≠neas y "exprimir todo el jugo" al chiste. En su traducci√≥n se puede buscar una expansi√≥n del TO, y, a√ļn as√≠, el receptor puede dejar de percibir cierta informaci√≥n impl√≠cita en el TO y, adem√°s, puede no resultarle gracioso. Es el caso de los chistes pol√≠ticos del momento (por
ejemplo, el asunto Clinton en EEUU, o el encarcelamiento de Vera y Barrionuevo en Espa√Īa) que requieren un buen conocimiento socio-cultural de ambas culturas y que resultan, en muchos casos, intraducibles por carecer de sentido para el p√ļblico receptor y si el traductor ofrece una explicaci√≥n, se pierde el humor. Por ejemplo:

Un padre le dice a su hijo: "Hijo mío, tres cosas debes temer en este mundo: a tu padre, a Saddam y al tío Sam.

d) Casos en los que se mezclan dos culturas. Don Nilsen (1989. "Better than the Original:
Humorous Translations that Succeed". Meta, 34: 112-124), propociona interesantes ejemplos de Spanglish que nos hacen pensar que al hablar de humor, el t√©rmino "traducci√≥n" debe de utilizarse en un sentido muy amplio como sin√≥nimo de adaptaci√≥n, versi√≥n, recreaci√≥n, evocaci√≥n, pero no como sin√≥nimo de traslado de un texto en un c√≥digo ling√ľ√≠stico determinado a otro texto en un c√≥digo ling√ľ√≠stico diferente. Los ejemplos que siguen dan testimonio de tal afirmaci√≥n:

- Knock, knock
- 'Who's there?'
- 'Kelly'
- 'Kelly who?
- 'Kelly (que le) importa a usted'.

En dicho caso nos enfrentamos a consideraciones fonológicas en las que se mezclan las dos lenguas. Puede ocurrir también que se trate de consideraciones ortográficas, o bien mezclar cuestiones
morfo-sint√°cticas, como en el caso siguiente:

Manuel Chaves y el tío Sam están jugando al tenis. Y Chaves le pregunta al tío Sam por el marcador. Y éste responde "without elbows". Chaves se queda pensando en el significado hasta que se da cuenta de que el resultado es "cinco dos" (sin codos).
O socio-culturales, como en el siguiente brindis:

Here's to Dear Old Mexico, where the sopa's not soap, and the ropa's not rope and the butter's meant to kill you.

En este caso se juega con los falsos amigos y con la vieja creencia de lo poco saludable que es la comida mejicana, implícito en "butter" ("mantequilla") que alude a sus famosas fritangas.

Lo expuesto hasta aqu√≠ nos da una idea de las distintas dificultades que el traductor de humor encuentra, a la vez que deja abiertas algunas questiones tales como: ¬ŅC√≥mo trasladar el humor a otra lengua? ¬ŅPor qu√© se pierde el humor cuando se traslada a otra lengua? ¬ŅPor qu√© resultan "graciosas" ciertas situaciones en una lengua pero no en la otra? ¬ŅAl llevar un texto humor√≠stico de una lengua a otra, cu√°ndo deja √©ste de ser traducci√≥n para convertirse en creaci√≥n de un nuevo chiste?

Las respuestas son difíciles y los límites difusos.

El traductor, para que la traducci√≥n tenga √©xito, debe, en primer lugar, comprender todo el c√ļmulo de informaci√≥n (ling√ľ√≠stica y extraling√ľ√≠stica) a√Īadida que se esconde en el texto de la lengua original. Y es esa interrelaci√≥n entre el c√≥digo ling√ľ√≠stico y los elementos socioculturales lo que le da forma y caracteriza al humor como perteneciente a una comunidad concreta, fuera de la cual puede dejar de ser considerado como tal. De cara al receptor tanto del TO como del TT (texto traducido), digamos que en el humor siempre hay dos lecturas: la natural (en la que puede no percibirse el chiste o el tono humor√≠stico) y la que se espera (el chiste o ), en la cual generalmente hay una palabra o una expresi√≥n clave que dispara el nuevo significado. Ser√° labor del traductor comprender tales claves y ser capaz de transmitir el significado, consciente de que el objetivo de toda traducci√≥n es conseguir el mismo efecto en el lector del TT que el que consigui√≥ el autor del TO en sus lectores. Tal premisa obliga en muchas ocasiones a buscar la equivalencia funcional por encima de la formal. Y en dicha b√ļsqueda influyen determinados factores extraling√ľ√≠sticos cuya consideraci√≥n puede llevar al √©xito o al fracaso. En otras palabras, el √©xito del trasvase de humor de una lengua a otra no depende necesariamente de la calidad formal de la traducci√≥n, puede deberse a una falta de correspondencia entre la cultura original y la cultura traducida, o a una falta de "puesta al d√≠a" en los asuntos de la cultura original, o al hecho de que se trata de un humor "pasados de moda" y el receptor no conoce las claves para captar su significado. Todo ello indica que hay que buscar la equivalencia funcional, como ya suger√≠a Nida en 1964 (Towards a Science of Translating. Leiden: E.J. Brill), y no intentar resolver todos los problemas dentro del texto mismo.

En definitiva, la traducci√≥n del humor es algo muy serio y un buen tema para replantear la tan siempre debatida cuesti√≥n de la imposibilidad de la traducci√≥n. Si lo que se pretende es una copia exacta del TO, la traducci√≥n es imposible; pero si, por el contrario, lo que se persigue es la equivalencia pragm√°tica, la traducci√≥n, o mejor dicho, el volver a contar la historieta o el chiste en otra lengua (ya sea a trav√©s de la sustituci√≥n, adaptaci√≥n de elementos, compensaci√≥n, nueva versi√≥n, etc.), entonces, es posible. O dicho de otro modo: al hablar de humor, el t√©rmino "traducci√≥n" debe de utilizarse en un sentido muy amplio como sin√≥nimo de adaptaci√≥n, versi√≥n, recreaci√≥n, evocaci√≥n, pero no como sin√≥nimo de traslado de un texto en un c√≥digo ling√ľ√≠stico determinado a otro texto en un c√≥digo ling√ľ√≠stico diferente.


Carmen Valero Garcés
Universidad de Alcal√°






[Edited at 2003-09-29 21:12]


Direct link Reply with quote
 


To report site rules violations or get help, contact a site moderator:


You can also contact site staff by submitting a support request »

HUMOR Y TRADUCCI√ďN: Sonreir en dos lenguas (Carmen Valero Garc√©s)

Advanced search






Anycount & Translation Office 3000
Translation Office 3000

Translation Office 3000 is an advanced accounting tool for freelance translators and small agencies. TO3000 easily and seamlessly integrates with the business life of professional freelance translators.

More info »
Déjà Vu X3
Try it, Love it

Find out why Déjà Vu is today the most flexible, customizable and user-friendly tool on the market. See the brand new features in action: *Completely redesigned user interface *Live Preview *Inline spell checking *Inline

More info »



All of ProZ.com
  • All of ProZ.com
  • Term search
  • Jobs