Mobile menu

Off topic: ¬ęBorges debe ser le√≠do en ingl√©s, a pesar de las traducciones¬Ľ. Diario La Naci√≥n
Thread poster: Aurora Humar√°n
Aurora Humar√°n  Identity Verified
Argentina
Local time: 20:07
English to Spanish
+ ...
Nov 14, 2004

Palos, muchos palos, especialmente para Hurley. En alg√ļn lugar esta lanza: Borges debe ser le√≠do en ingl√©s, a pesar de las traducciones.

Buen domingo para todos,
Au


WASHINGTON DC.- Si Jorge Luis Borges no fuera uno de los autores m√°s originales e influyentes del siglo XX, no importar√≠a que sus traducciones al ingl√©s padecieran de tantos traicioneros defectos. Esto no presume subestimar la inteligencia de ciertos lectores anglosajones, quienes no s√≥lo han advertido el problema -como Mathew Howard en su cr√≠tica a las traducciones de Di Giovanni- sino que han escrito algunos de los an√°lisis m√°s l√ļcidos de la obra de Borges, desarmando la casi alucinada red de conexiones literarias y filos√≥ficas y de juegos de la mente que brillan en los textos aun m√°s breves y ocasionales del escritor argentino.

El centenario del nacimiento de Borges en 1999 acerc√≥ la posibilidad de una reevaluci√≥n de las traducciones, y con ella, del escritor en su entorno. La ex√©gesis, aventura del conocimiento a partir de un texto bien le√≠do -ejemplificada cl√°sicamente por Erich Auerbach en Mimesis: La representacion de la realidad en la literatura de Occidente- es el destino de toda gran obra. La traducci√≥n inteligente es, por supuesto, parte de la ex√©gesis. De los tres tomos de Borges en ingl√©s publicados por Viking-Penguin a finales de los 90 (ficci√≥n, poes√≠a, ensayo), s√≥lo el de ensayo, al cuidado de Elliot Weinberger, fue hecho con erudici√≥n y sensibilidad. Adem√°s de incluir las traducciones magn√≠ficas de Esther Allen, este volumen ofrece al p√ļblico anglosaj√≥n una serie de textos jam√°s aparecidos en ingl√©s, que ayudan a situarlo a Borges en la historia argentina y como testigo cr√≠tico de episodios contempor√°neos.

El tomo de versos, fruto de la colaboraci√≥n despareja de varios poetas, contiene verdaderas masacres de poemas l√≠mpidos y claros. ¬ŅC√≥mo confundir "gema" (perla) con "yolk" (yema de huevo) en "La rosa amarilla"? ¬ŅO anular la evocadora palabra "camalote", traduci√©ndola como "root clumps" (ra√≠ces) en "La fundacion mitica de Buenos Aires"? ¬ŅO asignarle, en el mismo poema, empinadas olas ("steep surf") al R√≠o de la Plata? Estos traspi√©s c√≥micos preanuncian errores de interpretaci√≥n que desfiguran el sentido de las mejores poes√≠as de Borges.

El tomo de ficción, debido a un solo traductor, Andrew Hurley, parece ser producto de la ligereza, el desdén o la incompetencia. La provincia del Chaco es transformada en el "Río Chaco"; el puestero de una estancia en un almacenero (store-keeper); un gurí (término afectuoso) en "mestizo bastardo"; la frontera -palabra clave que en Borges intimaba el "vértigo horizontal" de la pampa- en un plácido "borde".

Pero adem√°s de traducir mal el sentido de palabras, situaciones, contextos, alusiones, Hurley comete el error de agregar al final del libro un glosario-gu√≠a a la historia argentina que es pat√©tico en su precariedad. Si un traductor de Faulkner al castellano se permitiera ejecutar un glosario similar sobre t√©rminos sure√Īos y la historia de la relaci√≥n entre blancos y negros en los EE.UU. (por ejemplo), ese traductor seria justamente ridiculizado. Parte del trabajo, y del placer, de leerlo a Borges, es descubrir de qu√© modo ha interpretado la historia argentina, trazado su laberinto cargado de s√≠mbolos y de pistas que s√≥lo el lector atento advertir√°. El reeplazo de estas claves por burdas, literales, a menudo err√≥neas notas y definiciones de diccionario, es la traici√≥n definitiva del traductor, una admisi√≥n de su fracaso. ¬ŅC√≥mo remitir al lector a un glosario para explicar el t√©rmino "criollo", central en toda la obra de Borges? ¬ŅC√≥mo reducirlo a disparate, defini√©ndolo como "palabra que indica raza, y por lo tanto clase; se refiere siempre a una persona blanca, y por lo tanto superior... etc, etc."?

Las rese√Īas de estos tomos, en su mayor√≠a escritas por autores no muy conocidos como expertos en Borges o en la historia y la
literatura argentinas (requisitos m√≠nimos para adentrase en los territorios de alusi√≥n y referencia sobre los que se apoya la obra), ciegas tambi√©n a errores y mutilaciones como los se√Īalados, no sirven para indicar el camino a una necesaria, posible, nueva lectura de los textos traducidos. Unos de los pocos autores argentinos que pudieron hacer o√≠r su voz disonante en la prensa anglosajona fue Alberto Manguel. En un comentario para el peri√≥dico brit√°nico The Guardian, Manguel apunta, acertadamente, que los lectores de Borges en ingl√©s, desde las versiones de Di Giovanni en adelante, han sido muy mal servidos. "Borges en ingl√©s -dice- debe ser le√≠do a pesar de las traducciones".

En Borges. A Life, Edwin Williamson, catedrático de Oxford, da un paso más allá: a la mala traducción de la obra agrega una
mala traducci√≥n de la vida. Para quienes no ven a Borges como un ser real, insertado en la historia de su pa√≠s, precisamente, a trav√©s de la literatura, su vida es un interrogante, un vac√≠o que demanda explicaci√≥n. Borges ha sido considerado a menudo, en la Argentina y en el extranjero, como arquetipo del escritor exang√ľe, prisionero en su estrecha torre de marfil, divorciado del destino de sus contempor√°neos y de los apetitos y pasiones del com√ļn de los mortales. Desde miradores distantes, especialmente, hay una tendencia a imaginar a Am√©rica latina como una "realidad m√°gica", larvada de injusticias y ardiente en revoluciones sociales.

Eldorado ha cedido su lugar a una inmensa villa miseria de humanidad castigada. El Nuevo Mundo de ayer es el Tercer Mundo de hoy, y los suced√°neos de Aguirre, Orellana y Fitzcarraldo ya no exploran febrilmente sus tierras para conquistarlas.

Replegados a sus perchas europeas o norteamericanas, ahora sólo las visitan con sanitarias fórmulas éticas. El escritor
autóctono que esta visión estereotipada requiere debe ser sanguíneo, fumador, bramante, parte de las multitudes y, si es
posible, barbudo. Borges no da con el fenotipo, y su obra cerebral y de cortante textura filosófica resiste la captura.

El corazón de Borges

Williamson se propuso humanizar a Borges yendo en busca "del corazón que late en las profundidades de la obra." Encuentra que el escritor tiene una madre dominate y un padre ineficaz. Y que su obra está marcada por amores trágicos de wagnerianas
consecuencias. El problema con este cuadro pop-psicológico es que debe más a la imaginación del profesor Williamson que a los datos biográficos comprobables de la familia Borges-Acevedo. El supuesto amor-pasión por Norah Lange (no correspondido); las desafortunadas metáforas de espada bárbara y daga rebelde que Williamson elige para explicar las desobediencias o lealtades de Borges hacia su madre (espada) y padre (daga) y la historia argentina; su noción de que la perdida Norah Lange se
transforma en una esencia comparable a la Beatrice del Dante, y que ese ideal trémulo es por fin colmado en éxtasis por la
aparici√≥n de Mar√≠a Kodama... todo esto hace a una cansadora e in√ļtil lectura.

En los textos mismos donde Williamson busca pistas para atornillar sus tesis pasan cosas muchísimo más interesantes (y
reveladoras de la inteligencia y personalidad de Borges) que su bi√≥grafo descuida. Un par de ejemplos. Seg√ļn Williamson, un experto en la obra de Cervantes, "Pierre Menard, autor del Quijote", refleja la "frustracion de la imaginaci√≥n creativa de Borges", incapaz de cumplir con el mandato de su padre redimi√©ndolos a ambos con el logro de un destino literario. Borges se identifica con Menard, "quien, en vez de producir invenciones propias, intenta reescribir el Quijote, corriendo el riesgo de anular su propia personalidad y la de Cervantes". El ensayo sobre Menard tiene ya una larga ejecutoria de interpretaciones, ninguna tan obtusa como √©sta. Recuerda aquel chiste hecho por el propio Borges a costa de Caillois, para quien la novela detectivesca ten√≠a sus or√≠genes en informes policiales (no, como arg√ľ√≠a Borges, en los textos deliberados de Edgar Allan Poe). Lo que claramente dice Borges en Menard es que cada lector completa la obra, y que cada √©poca la ti√Īe con su √≥ptica y sensibilidad particular. Aunque la obra de Menard replica palabra por palabra la obra de Cervantes, se trata de dos obras distintas porque fueron escritas (y le√≠das) en distintas √©pocas.

Del libro de ensayos El idioma de los argentinos, Willamson se prende del epígrafe que aparece al comienzo, tomándolo como otra de las "pruebas" del columpiado, secreto amor por Norah Lange. Incomparablemente más revelador en ese libro de juventudes notar de qué modo Borges cuestiona cosas tan básicas para la comprensión de un texto y la formación de sentido como la oración. Toma la famosa frase inicial del Quijote, "En un lugar de La Mancha...", y postula que la palabra clave, La Mancha, carecía de contenido específico para Cervantes: "su realidad era sentimental, no visual". Quevedo, en cambio, por conocer el sitio, es más exacto en su descripción: "Amaneció (en La Mancha): bajeza me parece de la aurora acordarse de tal sitio". Las palabras adquieren sentido por su contexto; sueltas "no existen". Borges en ese ensayo estaba formulando una tesis sobre el lenguaje que recuerda a Wittgenstein: "los límites de mis palabras son los límites de mi mundo."

La importancia de Borges para nuestra literatura, y para la literatura, es su dimensión filosófica. Analizando el perímetro de su criollismo inicial, descubrió que los mitos son más importantes que la historia, que toda comunidad depende para existir de una ilusión compartida, de un acto de fe. Esto vale tanto para la Argentina criolla de indios, africanos y
europeos como para la Inglaterra mestiza de celtas, daneses y sajones.

Borges fielmente recrea en su obra los mitos argentinos: en el centro de todos sus laberintos el héroe es matado por el
monstruo. Vencen los b√°rbaros. El hombre de libros, de sentencias, de dict√°menes, abierto al universo, encuentra su destino en esa muerte. No puede decirse que este mito no represente la realidad, que Borges no haya entendido lo que representa ser argentino. Tampoco puede decirse que sea un mito necesariamente tr√°gico. En su vocacion universal, el h√©roe expande los horizontes del grupo, y le da salidas y opciones. Como el trickster de los mitos ind√≠genas de Am√©rica, Borges ha visto la trama por detr√°s, entiende que es al mismo tiempo una gran historia y la materia de un sue√Īo.

La biografía de Williamson no tiene nada que ver con este Borges.

Por Edgardo Krebs


http://www.lanacion.com.ar/edicionimpresa/suplementos/enfoques/Nota.asp?nota_id=653713

[Edited at 2004-11-15 18:08]


Direct link Reply with quote
 


To report site rules violations or get help, contact a site moderator:


You can also contact site staff by submitting a support request »

¬ęBorges debe ser le√≠do en ingl√©s, a pesar de las traducciones¬Ľ. Diario La Naci√≥n

Advanced search






SDL Trados Studio 2017 Freelance
The leading translation software used by over 250,000 translators.

SDL Trados Studio 2017 helps translators increase translation productivity whilst ensuring quality. Combining translation memory, terminology management and machine translation in one simple and easy-to-use environment.

More info »
CafeTran Espresso
You've never met a CAT tool this clever!

Translate faster & easier, using a sophisticated CAT tool built by a translator / developer. Accept jobs from clients who use SDL Trados, MemoQ, Wordfast & major CAT tools. Download and start using CafeTran Espresso -- for free

More info »



All of ProZ.com
  • All of ProZ.com
  • Term search
  • Jobs