ProZ.com global directory of translation services
 The translation workplace
Ideas
El significado de los dichos populares

ProZ.com Translation Article Knowledgebase

Articles about translation and interpreting
Article Categories
Search Articles


Advanced Search
About the Articles Knowledgebase
ProZ.com has created this section with the goals of:

Further enabling knowledge sharing among professionals
Providing resources for the education of clients and translators
Offering an additional channel for promotion of ProZ.com members (as authors)

We invite your participation and feedback concerning this new resource.

More info and discussion >

Article Options
Your Favorite Articles
Recommended Articles
  1. ProZ.com overview and action plan (#1 of 8): Sourcing (ie. jobs / directory)
  2. ProZ.com Translation User Manual
  3. Getting the most out of ProZ.com: A guide for translators and interpreters
  4. Second Language Acquisition: Learners' Errors and Error Correction in Language Teaching
  5. El significado de los dichos populares
No recommended articles found.
Popular Authors
  1. Hege Jakobsen Lepri
  2. Jean-Marc Tapernoux
  3. Greg Dickie
  4. Rambikarison
  5. Dr. Ekaterini Nicolarea
No popular authors found.

 »  Articles Overview  »  Language Specific  »  Spanish  »  El significado de los dichos populares

El significado de los dichos populares

By sonia_b | Published  06/17/2004 | Spanish | Recommendation:
Contact the author
Quicklink: http://www.proz.com/doc/40
Author:
sonia_b
Brazil
Danish to Spanish translator
 

See this author's ProZ.com profile
El significado de los dichos populares
Algunos de estos dichos tienen su origen en la antiguedad y provienen de distintos paises de Europa como Francia, España, etc. Hay otros que son propios de los paises américanos.
Entre los dichos del idioma español más populares se encuentran:

NO QUERER MÁS LOLA

Lola era una marca argentina de galletitas de principio de siglo muy famosa ya que no tenía ningún tipo de agregado artificial y era elaborada con los mejores ingredientes. Los médicos especialistas las recomendaban en la dieta de sus pacientes y los sanatorios las incluían en las suyas.
Se cuenta que una persona que visitaba junto con un amigo a un familiar en un sanatorio de Buenos Aires, vio salir de la morge a un efermero, quién empujaba una camilla con un cadáver. Al ver el cadaver, esta persona le dijo a su amigo : Ese no quiere más Lola..
Con el tiempo la expresión “No quiere más lola “ paso a significar, que alguién desiste en alcanzar alquello que desea, porque se le presenta inaccesible.

LAS PAREDES OYEN (Walls have ears)

Es un modismo que procede de Francia, de la segunda mitad del siglo XVI. Segun cuenta la historia, Catalina de Médicis hizo construir conductos acústicos en las paredes de sus palacios, para poder oir lo que se hablaba en las otras habitaciones y asi, poder enterarse si se conspiraba en su contra.
La frase las paredes oyen, con el tiempo, pasó a ser utilizada como señal de advertencia, de que siempre puede haber alguíen escuchando lo que decimos en un determinado momento y lugar.

LÁGRIMAS DE COCODRILO (Crocodile tears)

En la antiguedad se decia que los cocodrilos atraían a sus victimas con un peculiar y extraño quejido, muy similar al llanto. También se contaba que los animales lloraban sobre los restos de sus victimas después de haberlos devorado.
Hoy en día sabemos, que las famosas lágrimas de cocodrilo son una secreción acuosa que mantiene húmedos los ojos del animal, fuera del agua, pero no tienen nada que ver con el llanto. Las glándulas salivales y las lacrimales de este animal están situadas muy cerca unas de las otras por lo que se estimulan constantemente, lo que hace que al animal llore mientras come.
Esto sumado a la fantasía popular dió origen al dicho “lágrimas de cocodrilo”, el cúal se usa cuando alguién finge dolor ante un hecho desgraciado.

HAY (O NO HAY) MOROS EN LA COSTA (The coast is clear)

La zona mediterranea española fue, en la antiguedad, objeto de frecuentes ataques por parte de los habitantes de la region noroeste de Africa.
Los pueblos que vivían en la ribera, a causa de ello, se encontraban en constante peligro y para prevenirlo levantaron numerosas atalayas a lo largo de la costa. Desde lo alto de esas torres vigilaban el mar y en cuanto avistaban las naves barbaras, el centinela comenzaba a gritar: "¡hay moros en la costa!", y asi la gente se preparaba para defenderse.
¡hay moros en la costa! pasó a ser expresión de uso familiar para advertir a alguien sobre la presencia de quien representa cierto peligro porque no conviene que escuche algo de lo que estamos diciendo.

BRILLAR POR SU AUSENCIA (To be conspicous by his absence)

Existia entre los antiguos romanos la costumbre de exibir en los servicios fúnebre los retratos de todos los antepasados del difunto.
Se cuenta que en el funeral de Junia, viuda de Casio y hermana de Bruto, el asesino de Julio Cesar, faltaban las imágines de estos dos criminales, de lo que todos los presentes se dieron cuenta.
Posteriormente un poeta francés fué quién puso de la moda la expresión “brillar por su ausencia”. La misma se usa hoy en todo el mundo, generalmente con mala intención, para resaltar que alguien no está presente en un determinado momento o circunstancia, o cúando más se lo necesita.

SE ARMÓ LA GORDA (There was a great hullabaloo)

“La gorda” es una expresión muy castiza, qué utilizó la gente antes de La Revolución de 1868, cuándo la reina Isabel II fué obligada a abandonar el poder, prediciendo, de una manera, la misma revolución.
La expresión “se armo la gorda” se extendió posteriormente y su uso fue aplicado al lenguaje diaro familiar. Cada vez que alguién quiere hacer referencia a un hecho de mucha trascendencia, muy ruidoso o de mucha gravedad, usa dicha expresión.

PONER LAS MANOS EN EL FUEGO (To stake one’s life on someone)

Este dicho tiene su origen en la época en que se practicaba el juicio de Dios para dictaminar sentencia de culpabilidad o inocencia de una persona acusada de haber cometido algún delito, falta, pecado o desavenencia entre dos personas.
Estos juicios consistían en tomar hierros candentes o poner una hoguera o lumbre en la mano. Si la persona salía de la prueba indemne o con poco daño, era considerada inocente.
Con el transcurrir del tiempo, la frase comenzó a usarse en sentido figurado, para manifestar un respaldo total por alguién, dando a entender que uno sería capáz de poner las manos en el fuego, para dar testimonio de la integridad de esa persona.

IR DE PUNTA EN BLANCO (In full armor)

Esta expresión, que se usa actualmente para elogiar la elegancia, pulcritud y el esmero que una persona tiene en el vestir, tiene su origen, como todos los dichos populares, en la antiguedad. En este caso, en los antiguos usos de la caballería.
Pero en ese tiempo, el dicho se aplicaba no a la ropa, sino a las armas de los caballeros, los cuales solían llevarlas expuestas, listas para el combate y como eran de acero bruñido, brillaban al sol con una blancura resplandeciente. Por lo que se decía que los caballeros iban de punta en blanco.

A SEGURO SE LO LLEVARON PRESO

En España existia un castillo, el castillo de Segura de la Sierra, que servía de prisión. Era una carcel para los delicuentes comunes, quiénes tenían muy pocas probabilidades de sobrevivir en ese lugar, pero también era un lugar de detención para los personajes de cierta alcurnia, quienes no permanecían en ese lugar por demasiado tiempo.
De cualquiér manera, no importaba la condición social de las personas, cualquiera podía ser encarcelado en ese lugar si cometía algún hecho delictivo.

Por lo que el dicho original sería: a Segura (haciendo referencia a la prisión), lo llevaron preso.

En español existe el adjetivo seguro/a, por lo que se da un juego de palabras entre el nombre propio Segura y el adjetivo seguro/a-
En definitiva, la expresión quiere decir, que, no importa cuál sea la condición social de las personas, todas pueden ser encarceladas si sus acciones no son las correctas de acuerdo a la ley.
En nuestro país, se utiliza la frase para dar a entender que nadie está exento (seguro) de que le pase algo, bueno o malo.

LO CONOCEN HASTA LOS PERROS

El dicho alude a la figura de don Francisco de Chinchilla, alcalde de Madrid a fines del siglo XVIII.
Don Francisco, con el propósito de mejorar las condiciones de salud de los madrileños, mandó a matar a pedradas a todos los perros vagabundos o abandonados.
Después de cumplida la orden, podían verse en las calles de Madrid los restos del gran número de perros que habian sido lapidados.
Después de esto, cada vez que Don Francisco pasaba cerca de algún perro, este comenzaba a aullar y salía corriendo, como si supiera, que Don Francisco habia sido quien ordenara la matanza de sus iguales.
Con el tiempo, la expresión lo conocen hasta los perros comenzó a usarse, dando a entender por la misma, que una persona es muy popular.

PONERSE LAS BOTAS (To feather one’s nest)

Hace mucho tiempo, el calzado representaba la clase social a la que pertenecía una persona. Las botas, por ejemplo, eran usadas solamente por los cabelleros ricos y poderosos, mientras que la gente común usaba zapatos bajos.
Cuándo alguien, por un golpe de buena suerte, accedía al uso de las botas, el resto del pueblo para manifestar el progreso de esta persona solía decir: se puso las botas. De allí nació la expresión “ponerse las botas”.
En la actualidad, el dicho conserva el mismo sentido, aplicándose tanto cuando una persona ha ganado un premio en la lotería, como cuando ha hecho un negocio que le ha aportado una muy buena ganancia, generalmente más del doble de la habitual.

LA TERCERA ES LA VENCIDA (Third time lucky!)

Es una expresión optimista, la cuál asegura, que si una persona ha fracasado en dos intentos, la tercera vez logrará lo que se propone, exortando de esta manera a la persona para que perservere en su esfuerzo.
Su origen parece estar en la lucha cuerpo a cuerpo, donde ganaba el luchador que derribaba tres veces a su contrincante, o como otros sostienen, donde ganaba el luchador que mejor se desempeñaba a lo largo de tres juegos.
También tenemos un ejemplo en el ámbito judicial en los siglos XVI y XVII, dónde se establecía la pena de muerte al tercer robo, por lo cuál, para este prisionero, la tercera era la vencida.


Comments on this article

Knowledgebase Contributions Related to this Article
  • No contributions found.
     
Want to contribute to the article knowledgebase? Join ProZ.com.


Articles are copyright © ProZ.com, 1999-2014, except where otherwise indicated. All rights reserved.
Content may not be republished without the consent of ProZ.com.