Off topic: Traducir para compartir (Diario La Nación 30/11/03)
Thread poster: Aurora Humar√°n
Aurora Humar√°n  Identity Verified
Argentina
Local time: 09:47
English to Spanish
+ ...
Nov 30, 2003

La autora de El amante del volc√°n asisti√≥ a la c√°tedra San Jer√≥nimo del Queen Elizabeth Hall para leer una conferencia sobre la traducci√≥n. El texto, del que se reproducen fragmentos, opone la actitud de los traductores que prefieren conservar en sus versiones algo de la extra√Īeza de la lengua original a los que buscan anular toda diferencia. Adem√°s, Sontag recuerda el papel que la literatura traducida tuvo en sus comienzos como lectora y comenta la experiencia de algunos empleados de la India obligados a inventarse una identidad norteamericana

Traducir significa muchas cosas, entre ellas, poner en circulaci√≥n, transportar, diseminar, explicar, hacer (m√°s) asequible. Comenzar√© con la proposici√≥n --exagerada si se quiere-- de que por traducci√≥n literaria entendemos, podr√≠amos entender, la traducci√≥n del reducido porcentaje de libros publicados que en efecto vale la pena leer, es decir, que vale la pena releer. Argumentar√© que el adecuado examen del arte de la traducci√≥n literaria es en esencia una declaraci√≥n sobre el valor de la propia literatura. Adem√°s de la evidente necesidad de que el traductor facilite el establecimiento de una provisi√≥n para la literatura en cuanto peque√Īo y prestigioso negocio de exportaci√≥n e importaci√≥n; adem√°s del papel indispensable que traducir desempe√Īa en la cimentaci√≥n de la literatura como deporte competitivo practicado nacional e internacionalmente (con rivalidades, equipos y lucrativos premios); adem√°s de los incentivos mercantiles, agonistas y l√ļdicos para ejercer la traducci√≥n, hay uno m√°s antiguo, manifiestamente evang√©lico, m√°s dif√≠cil de admitir en estos tiempos tan conscientes de su impiedad.

En el que llamo incentivo evang√©lico, el prop√≥sito de la traducci√≥n es incrementar el conjunto de lectores de un libro tenido por importante. Supone que unos libros son mejores que otros de modo discernible, que el m√©rito literario tiene forma piramidal y que es imperativo que las obras pr√≥ximas a la c√ļspide est√©n al alcance de cuantos sea posible, lo cual significa ser ampliamente traducidas y retraducidas con la frecuencia que sea factible. Est√° claro que semejante concepto de la literatura supone que se pueda alcanzar un consenso aproximado sobre las obras esenciales. Esto no implica pensar que el consenso --o el canon-- est√° fijado para siempre y no puede modificarse.

[...] El tema de discusi√≥n m√°s viejo sobre las traducciones es el papel de la precisi√≥n y la fidelidad. Sin duda hubo traductores en el mundo antiguo cuyo modelo era la estricta fidelidad literal (¬°y al diablo la eufon√≠a!), una postura que defendi√≥ con impresionante obstinaci√≥n Vladimir Nabokov en su anglizaci√≥n de Eugenio Oneguin. ¬ŅC√≥mo explicar la temeraria insistencia del propio SanJer√≥nimo (circa 331-420), el primer intelectual (que yo conozca) del mundo antiguo que reflexiona ampliamente, en pr√≥logos y correspondencia, sobre la tarea de la traducci√≥n, de que el sacrificio del sentido y de la gracia es el resultado inevitable del intento de reproducir con fidelidad las palabras e im√°genes del autor.

¬ŅCu√°l es el mejor modo de abordar la inherente imposibilidad de traducir? Para Jer√≥nimo no hay duda del procedimiento, tal y como explica una y otra vez en los pr√≥logos a sus diversas traducciones. En una ep√≠stola a Panmaquio, redactada en 396, cita a Cicer√≥n y concuerda en que la √ļnica manera apropiada de traducir es "con las mismas ideas, con sus formas y figuras, pero con palabras acomodadas a nuestro uso. No me pareci√≥ tener que traducir palabra por palabra sino conservar la propiedad y la fuerza [...]"

San Jerónimo estaba traduciendo --del hebreo y del griego-- al latín. El idioma al que traducía era y así lo fue durante muchos siglos, un idioma internacional.

Estoy pronunciando esta conferencia en el nuevo idioma internacional, el cual, seg√ļn los c√°lculos, es la lengua materna de m√°s de trescientos cincuenta millones de personas, y la segunda lengua de decenas de millones en el mundo entero. [...]

Cada d√≠a cuando me siento a escribir me maravilla la riqueza del idioma que tengo el privilegio de usar. Pero mi orgullo del ingl√©s entra de alg√ļn modo en conflicto con mi conciencia de otra clase de privilegio ling√ľ√≠stico: escribir en un idioma que todos, en principio, est√°n obligados a --y desean-- entender.

Aunque parezca id√©ntica en la actualidad al dominio mundial de la incomparable y colosal superpotencia de la que soy ciudadana, la esencial ascendencia a lingua franca internacional del idioma en el cual escribi√≥ Shakespeare fue una especie de golpe de suerte. Uno de los momentos clave fue la adopci√≥n en los a√Īos veinte (me parece) del ingl√©s como lengua internacional de la aviaci√≥n civil. Para que los aviones circularan con seguridad, los que los pilotaban y los que dirig√≠an su vuelo deb√≠an tener una lengua com√ļn. Un piloto italiano que aterriza en Viena habla con la torre en ingl√©s. Un piloto austr√≠aco que aterriza en N√°poles habla con la torre en ingl√©s. [...]

Con mucho más ímpetu y, me parece, de modo decisivo, la ubicuidad de las computadoras --el vehículo de otra forma de transporte: el transporte mental-- ha precisado de una lengua dominante. Si bien las instrucciones de su interfaz están probablemente en su idioma natal, la navegación por Internet y el empleo de buscadores --es decir, la circulación internacional en la computadora-- precisa del conocimiento del inglés.

El ingl√©s se ha convertido en el idioma com√ļn que unifica las disparidades ling√ľ√≠sticas. La India cuenta con diecis√©is "lenguas oficiales" (aunque se hablan muchas m√°s lenguas vern√°culas), y no hay modo de que, dada su presente composici√≥n y diversidad, incluidos ciento ochenta millones de musulmanes, vaya alg√ļn d√≠a a ponerse de acuerdo, digamos, en que el hindi, la lengua oficial m√°s importante, se convierta en lengua nacional. La que precisamente podr√≠a serlo no es una lengua ind√≠gena, sino la del conquistador, la de la √©poca colonial. Justo porque es for√°nea, extranjera, se puede convertir en la lengua que unifique a un pueblo permanentemente diverso: el √ļnico idioma que todos los indios acaso tengan en com√ļn no s√≥lo es, sino que tiene que ser, el ingl√©s. [...]

Esta mundializaci√≥n del ingl√©s tiene ya un efecto perceptible en la fortuna de la literatura, es decir, de la traducci√≥n. Sospecho que menos obras de literatura extranjera, sobre todo procedentes de lenguas que se tienen por menos importantes, se est√°n traduciendo al ingl√©s que, digamos, hace veinte o treinta a√Īos. Pero muchos m√°s libros escritos en ingl√©s est√°n siendo traducidos a otras lenguas. En la actualidad es muy infrecuente que una novela extranjera se encuentre en la lista de los libros m√°s vendidos de The New York Times, como ocurr√≠a hace veinte, treinta o cincuenta a√Īos. [...]

La primera crítica, y acaso todavía definitiva, de la idea --expuesta con tanto vigor por Jerónimo-- de que es tarea del traductor verter de nuevo y por completo la obra a fin de avenirse con el espíritu del nuevo idioma, la formuló el teólogo protestante alemán Friedrich Schleiermacher (1778-1834) en su gran ensayo "Sobre los diferentes métodos de traducir", escrito en 1813.

Al arg√ľir que "leer bien" no es el modelo fundamental para juzgar el m√©rito de una traducci√≥n, Schleiermacher no implica, desde luego, todas las traducciones, sino s√≥lo las literarias, las que conllevan lo que de modo atractivo llama "la santa gravedad de la lengua". [...]

Para Schleiermacher la traducci√≥n --mucho m√°s que un servicio prestado al comercio, al mercado-- es una necesidad compleja. Hay un valor intr√≠nseco en dar a conocer, a trav√©s de una frontera ling√ľ√≠stica, un texto esencial. Tambi√©n hay un valor al vincularnos con algo distinto de lo conocido, con la alteridad misma.

Para Schleiermacher un texto literario no es sólo su sentido. Es, en primer lugar, el idioma en que está escrito. Y de igual modo que cada persona tiene una identidad medular, cada persona tiene, en esencia, sólo un idioma. [...]

Diecisés siglos después de San Jerónimo, pero poco más de un siglo después del ensayo capital de Schleiermacher sobre la traducción, vino la tercera de las que a mi juicio son las reflexiones ejemplares sobre el propósito y los deberes del traductor. Es el ensayo titulado "La tarea del traductor" que Walter Benjamin escribió, en 1923, como prólogo a su traducción de los Tableaux Parisiens de Baudelaire.

Al trasladar el francés de Baudelaire al alemán, nos dice,no está obligado a que Baudelaire suene como si hubiese escrito en alemán. Al contrario, su obligación es mantener la impresión que habría tenido un lector alemán de algo diferente. [...]

La raz√≥n de Benjamin para preferir una traducci√≥n que revela su alteridad es muy distinta de la de Scheleiermacher. No es porque desee promover la autonom√≠a y la integridad de los idiomas individuales. El pensamiento de Benjamin est√° en el polo opuesto del ideario nacionalista. Es una consideraci√≥n metaf√≠sica, que proviene de su concepto de la naturaleza misma de la lengua y seg√ļn la cual la propia lengua exige los esfuerzos del traductor.

Cada lengua es parte de la Lengua, la cual es mayor que toda lengua individual. Cada obra literaria individual es parte de la literatura, la cual es mayor que toda literatura en cualquier idioma.

Algo parecido a este punto de vista --que situar√≠a la traducci√≥n en el centro del empe√Īo literario-- es lo que he intentado respaldar con estas observaciones.

La naturaleza de la literatura tal como ahora la entendemos --y me parece que la entendemos de modo correcto-- es la circulación, por motivos diversos y necesariamente impuros. La traducción es el sistema circulatorio de las literaturas del mundo. La traducción literaria, creo, es sobre todo una tarea ética, una tarea que refleja y duplica el papel de la propia literatura, lo cual amplía nuestras simpatías; educa nuestro corazón y entendimiento; crea introspección; afirma y profundiza nuestra conciencia (con todas sus consecuencias) de que otras personas distintas de nosotros, en verdad existen.

Tengo la edad para haber crecido, en el suroeste de Estados Unidos, creyendo que hab√≠a algo llamado literatura en ingl√©s, de la cual la literatura estadounidense era una rama. El escritor que m√°s me import√≥ de ni√Īa fue Shakespeare [...] Adem√°s de Shakespeare, recontado o en directo, estaban Winnie the Pooh, El jard√≠n secreto, los Viajes de Gulliver y las Bront√ę (primero Jane Eyre, despu√©s Cumbres borrascosas) y The Cloister and the Hearth (El claustro y el hogar) y Dickens (las primeras fueron David Copperfield, Canci√≥n de Navidad e Historia de dos ciudades), mucho Stevenson (Secuestrado, La isla del tesoro, El extra√Īo caso del doctor Jkyll y Mr. Hyde) y El pr√≠ncipe feliz de Oscar Wilde...

Desde luego, también había libros estadounidenses, como los relatos de Poe y Mujercitas y las novelas de Jack London y Ramona. Pero en aquella época distante, todavía reflexiva y refinada, de cultura anglófila, parecía de lo más normal que la mayoría de los libros que yo leía procedieran de otros lugares, un lugar más antiguo, como la lejana, emocionante y exótica Inglaterra.

Cuando el "otro lugar" fue más amplio, cuando mis lecturas --siempre en inglés, desde luego-- llegaron a incluir libros maravillosos que no habían sido escritos originalmente en inglés, cuando continué con la literatura mundial, la transición fue casi imperceptible. Dumas, Hugo y de ahí en adelante... sabía que ya estaba leyendo autores "extranjeros". No se me ocurrió pensar en la mediación que me traía estos libros cada vez más asombrosos. Si hubiese reconocido una frase torpe en una novela de Mann, Balzac o Tolstoi que estaba leyendo, no se me habría ocurrido preguntar si la frase se leía de un modo tan torpe en el original alemán, francés o ruso, o sospechar que habría podido estar "mal" traducida. Para mi mente juvenil de lectora novata no había tal cosa como una mala traducción. Sólo había traducciones que descifraban libros que no habrían estado a mi alcance, y los ponían en mis manos y corazón. En lo que a mí respecta, el texto original y la traducción eran como una unidad.

La primera vez que me formul√© el problema de una traducci√≥n mediocre fue cuando comenc√© a asistir a la √≥pera, en Chicago, ten√≠a diecis√©is a√Īos. All√≠ sostuve en mis manos por primera vez una traducci√≥n en face --la lengua original a la izquierda (en esa √©poca ya sab√≠a algo de franc√©s e italiano) y el ingl√©s a la derecha-- y qued√© pasmada y confundida por las manifiestas inexactitudes de las traducciones. [...] Salvo en la √≥pera, nunca me pregunt√© qu√© me estaba perdiendo al leer en aquellos primeros a√Īos de literatura traducida. Fue como si sintiera que mi cometido era, en cuanto lectora apasionada, ver a trav√©s de las faltas o limitaciones de una traducci√≥n; como se ve a trav√©s (o se pasa por alto) de la mala copia rayada de una entra√Īable pel√≠cula que vemos de nuevo. Las traducciones eran un obsequio por el que siempre sentir√≠a gratitud. ¬ŅQu√© --m√°s bien qui√©n-- ser√≠a yo sin Dostoievski, Tolstoi y Chejov?

Por Susan Sontag
(Traducción: Aurelio Major)
(c) Letras Libres y LA NACION



El mundo virtual de la India

¬ŅQu√© significa el dominio de una segunda lengua?


Amigos ingleses y estadounidenses que han residido mucho tiempo en Japón (casi todos con parejas japonesas) me han dicho que los japoneses en general albergan profundas sospechas, e incluso algo de hostilidad, hacia el extranjero que habla su idioma sin cometer errores. [...]

En el otro extremo, un ejemplo m√°s reciente de lo que conlleva alcanzar el perfecto dominio de una segunda lengua --la cual resulta que es el ingl√©s-- nos procura un escenario perfecto de falta de autenticidad schleiermachiana. Estoy pensando en una iniciativa floreciente en el multimillonario negocio de programas inform√°ticos, de mucha importancia para la actual econom√≠a india. Se llaman centros de atenci√≥n y emplean a miles de mujeres y hombres j√≥venes que ofrecen asistencia t√©cnica o reservas mediante n√ļmeros telef√≥nicos sin costo en todo Estados Unidos. A estas personas j√≥venes, todas las cuales ya hablan ingl√©s, han competido con √©xito por estos disputados puestos de trabajo en los centros de atenci√≥n y han completado un arduo curso dise√Īado para borrar todo vestigio de acento indio en ingl√©s (muchos no lo logran), se les paga un salario munificente para un empleo secretarial en la India, aunque desde luego mucho menos que lo que deber√≠an pagar IBM, American Express, General Electric, Delta Airlines y las cadenas de hoteles y restaurantes a los estadounidenses por ese trabajo: raz√≥n suficiente para que tales labores se "subcontraten" cada vez m√°s. [...]

Desde las amplias plantas de edificios de oficinas en Bangalore, Bombay y Nueva Delhi, filas de j√≥venes indios sentados en cabinas contestan una llamada tras otra ("Hola, soy Nancy. ¬ŅEn qu√© puedo ayudarle?"), cada cual provisto de una computadora que permite recoger con unos cuantos clics del rat√≥n la informaci√≥n relevante para hacer una reserva, mapas que informan sobre la ruta id√≥nea por las autopistas, predicciones meteorol√≥gicas, etc√©tera.

Nany, Mary Lou, Betty, Sally, Jane, Megan, Bill, Jim, Wally, Frank... estas alegres voces primero tuvieron que ser adiestradas durante meses, mediante instructores y casetes, a fin de adquirir un acento (no instruido) del centro de Estados Unidos, aprender los principales modismos estadounidenses, las expresiones idiomáticas informales (entre ellas las regionales) y las referencias elementales de la cultura de masas (personalidades de la televisión, tramas y protagonistas de las series más importantes, el éxito de taquilla más reciente en las multisalas cinematográficas, los resultados del béisbol y el baloncesto, etcétera), con objeto de que no titubeen en la conversación casual, si el intercambio con un cliente en Estados Unidos se prolonga, y dispongan de los medios para seguir haciéndose pasar por estadounidenses. [...]

¬ŅLes gustar√≠a a "Nancy" y a "Bill" ser una Nancy y un Bill verdaderos? Casi todos responden --ha habido entrevistas-- que s√≠. ¬ŅLes gustar√≠a venir a Estados Unidos, donde ser√≠a normal hablar ingl√©s siempre con acento norteamericano? Desde luego que s√≠. [...]

S.S.

http://www.lanacion.com.ar/suples/cultura/0349/sdq_549918.asp


Direct link Reply with quote
 
xxxPaul Roige
Spain
Local time: 14:47
English to Spanish
+ ...
Gracias Au, muy interesantes ambos Dec 1, 2003

AURORA HUMARAN wrote:

El mundo virtual de la India

¬ŅQu√© significa el dominio de una segunda lengua?


Amigos ingleses y estadounidenses que han residido mucho tiempo en Japón (casi todos con parejas japonesas) me han dicho que los japoneses en general albergan profundas sospechas, e incluso algo de hostilidad, hacia el extranjero que habla su idioma sin cometer errores.

En el otro extremo, un ejemplo m√°s reciente de lo que conlleva alcanzar el perfecto dominio de una segunda lengua --la cual resulta que es el ingl√©s-- nos procura un escenario perfecto de falta de autenticidad schleiermachiana. Estoy pensando en una iniciativa floreciente en el multimillonario negocio de programas inform√°ticos, de mucha importancia para la actual econom√≠a india. Se llaman centros de atenci√≥n y emplean a miles de mujeres y hombres j√≥venes que ofrecen asistencia t√©cnica o reservas mediante n√ļmeros telef√≥nicos sin costo en todo Estados Unidos. A estas personas j√≥venes, todas las cuales ya hablan ingl√©s, han competido con √©xito por estos disputados puestos de trabajo en los centros de atenci√≥n y han completado un arduo curso dise√Īado para borrar todo vestigio de acento indio en ingl√©s (muchos no lo logran), se les paga un salario munificente para un empleo secretarial en la India, aunque desde luego mucho menos que lo que deber√≠an pagar IBM, American Express, General Electric, Delta Airlines y las cadenas de hoteles y restaurantes a los estadounidenses por ese trabajo: raz√≥n suficiente para que tales labores se "subcontraten" cada vez m√°s. [...]

Desde las amplias plantas de edificios de oficinas en Bangalore, Bombay y Nueva Delhi, filas de j√≥venes indios sentados en cabinas contestan una llamada tras otra ("Hola, soy Nancy. ¬ŅEn qu√© puedo ayudarle?"), cada cual provisto de una computadora que permite recoger con unos cuantos clics del rat√≥n la informaci√≥n relevante para hacer una reserva, mapas que informan sobre la ruta id√≥nea por las autopistas, predicciones meteorol√≥gicas, etc√©tera.

Nany, Mary Lou, Betty, Sally, Jane, Megan, Bill, Jim, Wally, Frank... estas alegres voces primero tuvieron que ser adiestradas durante meses, mediante instructores y casetes, a fin de adquirir un acento (no instruido) del centro de Estados Unidos, aprender los principales modismos estadounidenses, las expresiones idiomáticas informales (entre ellas las regionales) y las referencias elementales de la cultura de masas (personalidades de la televisión, tramas y protagonistas de las series más importantes, el éxito de taquilla más reciente en las multisalas cinematográficas, los resultados del béisbol y el baloncesto, etcétera), con objeto de que no titubeen en la conversación casual, si el intercambio con un cliente en Estados Unidos se prolonga, y dispongan de los medios para seguir haciéndose pasar por estadounidenses. [...]

¬ŅLes gustar√≠a a "Nancy" y a "Bill" ser una Nancy y un Bill verdaderos? Casi todos responden --ha habido entrevistas-- que s√≠. ¬ŅLes gustar√≠a venir a Estados Unidos, donde ser√≠a normal hablar ingl√©s siempre con acento norteamericano? Desde luego que s√≠. [...]

S.S.

http://www.lanacion.com.ar/suples/cultura/0349/sdq_549918.asp
[/quote]

... pues en Inglaterra igual pero con el acento. Llamas a cierta compa√Ī√≠a a√©rea y te sale un hind√ļ con su acento, simpatiqu√≠simo tambi√©n, y que no duda en hablarte del tiempo en Oxford, de lo mal que iba el Leicester en la liga y de lo f√°cil que es ir de Gatwick a Londres. Lo hizo fenomenal, la conversaci√≥n tuvo aroma a curry de lentejas, y a√ļn as√≠ ni me di cuenta entonces de que hablaba con el Taj Mahal en persona.
Hay que admirarlo, these chaps bend it like Beckham.
Good on them, hombre
Paul


Direct link Reply with quote
 


To report site rules violations or get help, contact a site moderator:


You can also contact site staff by submitting a support request »

Traducir para compartir (Diario La Nación 30/11/03)

Advanced search






SDL Trados Studio 2017 Freelance
The leading translation software used by over 250,000 translators.

SDL Trados Studio 2017 helps translators increase translation productivity whilst ensuring quality. Combining translation memory, terminology management and machine translation in one simple and easy-to-use environment.

More info »
PerfectIt consistency checker
Faster Checking, Greater Accuracy

PerfectIt helps deliver error-free documents. It improves consistency, ensures quality and helps to enforce style guides. It’s a powerful tool for pro users, and comes with the assurance of a 30-day money back guarantee.

More info »



Forums
  • All of ProZ.com
  • Term search
  • Jobs
  • Forums
  • Multiple search